Vitaminas: funciones principales, los síntomas de una deficiencia, la suplementación y por qué no exagerar

Todos somos conscientes de que las vitaminas son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
De hecho, se trata de elementos imprescindibles cuya carencia debe ser compensada lo antes posible para no tener que afrontar ni siquiera problemas físicos muy graves.

Vitaminas son muy preciosos y no son creados por nuestro cuerpo pero debemos introducirlos en nuestro cuerpo a través de la comida, excepto en algunos casos especiales como el vitamina D de producción propia gracias a la exposición al sol.
Si hay deficiencias específicas, aún se pueden reequilibrar mediante suplementos específicos.

Las vitaminas se pueden dividir en dos partes: hay solubles en agua que no se pueden conservar en el organismo y por lo tanto deben tomarse regularmente a través de una buena dieta.

Luego están los solubles en grasa que se acumulan en la piel y el hígado., para luego soltarlo lentamente en caso de necesidad.
Por tanto, no es imprescindible tomarlos de forma habitual.

Funciones de las vitaminas:

Las vitaminas son dioses compuestos orgánicos esenciales útiles para apoyar las funciones fisiológicas normales.
En primer lugar consiguen regular las reacciones químicas que se producen en nuestro organismo.

Aseguran la renovación celular manteniendo así tejidos sanos como piel, cabello, huesos y dientes.
Las vitaminas regulan las acciones de las enzimas. y asegurar el bienestar de los tejidos.

También ejercen una acción protectora y antioxidante combatiendo los radicales libres.
Ayudan a limpiar el cuerpo al eliminar los desechos.

Facilitan el aspecto metabólico de sustancias asimiladas, apoyando al cuerpo para mantener a un lado, liberar y convertir energía.
Las vitaminas también facilitan la laboriosidad inherente al sistema inmunológico.

Síntomas generales de una deficiencia de vitaminas:

Una dieta equilibrada aporta muchos beneficios al organismo. Cuando faltan, más aún cuando se trata de vitaminas, pueden ocurrir diferentes tipos de problemas que puede provocar señales más o menos graves.
Comprender estos síntomas es muy importante para comprender cómo regular la dieta, con el fin de reactivar las funciones generales del organismo.

Si por diversas razones no es posible ingerir cantidades suficientes de vitaminas específicas a través de los alimentos, el método preferible está constituido por Suplementos alimenticios.
Estos son los síntomas más comunes asociados con un aporte insuficiente de vitaminas.

  • Dolor de boca y cortes en las comisuras.

Las heridas se presentan tanto dentro como fuera de la boca. generalmente se asocian con la falta de ciertas vitaminas o minerales.

La enfermedad en particular se forma debido a la falta de hierro o vitamina B.

  • Encías que sangran y patologías habituales.

Cuando hay una carencia evidente de vitaminas, nuestro sistema inmunológico se debilita y uno de los signos más evidentes es la asiduidad con la que tomamos las dolencias que pueden ser a la vez graves y más superfluas.

Otros signos pueden ser los de encías sangrantes o pérdida de todos los componentes de los dientes.

Si nuestro sistema orgánico no obtiene suficiente vitamina A pueden aparecer problemas de visión, principalmente durante las horas correspondientes a la noche.
O pueden surgir crecimientos en la esclerótica.

Los suplementos que contienen vitamina A son esenciales para disminuir los síntomas.el.
Pero primero todavía se sugiere considerar bien el origen de estos trastornos con un experto.

La caída del cabello es uno de los quebraderos de cabeza que conectan a casi todos los hombres.
A través de estudios específicos se ha descubierto que también añadir vitaminas a la forma de comer ayuda ciertamente a anticipar o retrasar la manifestación del adelgazamiento.

Beneficios y efectos secundarios de las vitaminas:

Las vitaminas se encuentran entre nuestros amigos más fieles para mantener la buena salud de nuestro organismo, pero es importante tener cuidado de no abusar de ellas para no incurrir en efectos no deseados.
Vitaminas son capaces de fortalecer los tejidos y el sistema óseo. Esto implica un bienestar significativo desde un punto de vista físico.

Vitamina promueve la formación de colágeno, por otro lado, la vitamina A mejora el bienestar de las mucosas y la piel y esto sirve para mantener fuertes los tejidos.
Como consecuencias desagradables están los efectos secundarios que podrían producirse en caso de un consumo excesivo, es decir, los que afectan al hígado y al cerebro.

Demasiada vitamina A, una vez acumulada en el hígado, puede provocar un daño considerable.
En lugar una dosis excesiva de vitamina D puede tener efectos extremadamente negativos en la salud ósea.

Entonces es importante equilibrar bien el consumo para no excederse y no tener que afrontar consecuencias desagradables de este tipo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *